Vivir Con Un Fumador Es Como Vivir En La Ciudad Más Contaminada

Vivir Con Un Fumador Es Como Vivir En La Ciudad Más Contaminada

COMPARTIR
Humo del cigarro

Vivir con un fumador puede ser como respirar el aire de las ciudades más contaminadas del mundo, según un nuevo estudio de Escocia.

“El mensaje es bastante simple en realidad – si fuma en su casa, eso conduce a una calidad del aire muy pobre y los resultados en las concentraciones de partículas finas, que no se pueden ver, pero que si causan preocupación si las encontramos al aire libre”, dijo el autor principal, Sean Semple, del Centro escocés de Aire Interior en la Universidad de Aberdeen.

Pequeñas partículas de 2.5 micrones de diámetro o más pequeñas, conocidas como PM2.5, pueden penetrar profundamente en los pulmones e incluso entrar en la sangre. Estas han estado vinculadas a enfermedades del corazón, derrames cerebrales y cáncer.

“El procurar que su hogar sea un espacio libre de humo es clave para reducir su exposición a las PM2.5; para los no fumadores que viven con un fumador el impacto de la implementación de reglas para una casa libre de humo, reduciría su ingesta diaria de PM2.5 en un 70 por ciento o más “Semple dijo a Reuters Health.

Estas diminutas partículas normalmente son el resultado de la combustión. Al aire libre, las fuentes primarias son los gases de los vehículos, las centrales eléctricas y los incendios forestales. En interiores, las estufas de carbón o leña, el calentamiento con gas, la calefacción y el humo del tabaco son las fuentes más comunes de PM2.5 en el aire.

Para el aire exterior, la Organización Mundial de la Salud dice que el límite de exposición seguro para partículas PM2.5 es de un promedio de 25 microgramos, o 25 millonésimas de gramo por metro cúbico de aire durante un período de 24 horas, o los niveles promedio anuales de 10 microgramos por metro cúbico.

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos establece el límite de 24 horas a un promedio de 12 microgramos.

Semple y sus colegas querían reunir a dos comunidades científicas: por una parte a los implicados en el trabajo de control del tabaco y por otra a los interesados ​​en la contaminación del aire exterior y la salud. “Creemos que hay muchas cosas que cada uno puede aprender del otro”, dijo.

Muchos estudios han examinado la contaminación del aire exterior o la calidad del aire interior en los lugares de trabajo. Pero el hogar es donde la mayoría de la gente pasa la mayor parte de su tiempo, en particular los niños pequeños y las personas mayores confinadas en sus hogares, escriben los investigadores. Mediante la comparación de la contaminación del aire interior en los hogares de los fumadores y no fumadores, y después, comparándolo con las ciudades más contaminadas, esperan ilustrar los peligros del humo de tabaco en interiores en un periodo de por vida.

El equipo analizó datos de cuatro estudios separados que midieron los niveles de PM2.5 en 93 hogares de Escocia, donde la gente fumaba y 17 casas que estaban libres de humo.

En promedio, los niveles de PM2.5 en los hogares de los fumadores eran alrededor de 31 microgramos por metro cúbico – 10 veces mayor que el promedio de 3 microgramos en los hogares de los no fumadores.

Hubo un amplio rango de concentraciones de humo en los hogares de los fumadores, sin embargo, y en una cuarta parte de ellos, los promedios de 24 horas fueron de 111 microgramos.

Semple señaló que, “Una proporción considerable de los hogares de los fumadores tenía los niveles de concentración contaminación del aire, el promedio anual de PM2.5, medidos en Beijing,” una ciudad bastante contaminada.

El equipo de estudio estima que durante toda la vida, un no fumador que vive con un fumador inhala alrededor de 6 gramos más de partículas que un “no fumador” que vive en un hogar libre de humo.

Semple dijo que no es mucho, pero que esta cantidad es probable que “tenga un efecto sustancial en el riesgo de desarrollar enfermedades en los sistemas cardiovascular y respiratorio.”

Semple comentó que los fumadores a menudo expresan la opinión de que la contaminación del aire debido al tráfico es un problema mayor que la contaminación del humo de segunda mano en el hogar.

“Lo que este trabajo muestra es que, para la mayoría de las personas que viven fuera de las grandes mega-ciudades más contaminadas como Beijing o Delhi, la contaminación del aire exterior es mucho, mucho más baja que lo que se mide dentro de los hogares donde alguien que fuma”.

“Tenemos una gran cantidad de datos y es un hecho establecido lo malo que el humo de segunda mano es para la salud“, dijo Lucy Popova, del Centro de Investigación y Educación de Control del Tabaco de la Universidad de California en San Francisco. “No hay un nivel seguro de exposición al mismo.”

“Las reglas de una casa libre de humo no sólo ayudan mediante la reducción de los materiales de partícula suspendidas para los no fumadores, sino que ayuda también a los fumadores a dejar de fumar”, dijo Popova, que no participó en el estudio escocés. “La investigación muestra que cuando se tienen reglas de una casa libre de humo, esto motiva a los fumadores a dejar de hacer más intentos y disminuye el número de cigarrillos que fuman.”

Referencia: Reuters Health