5 Soluciones Entre el Nexo Energía – Agua

5 Soluciones Entre el Nexo Energía – Agua

COMPARTIR

Alrededor de 780 millones de personas en todo el mundo no tienen acceso a agua potable segura, de acuerdo con las Naciones Unidas, que estableció el Día Mundial del Agua en 1993. Además, se estima que 1,300 millones de personas en todo el mundo carecen de acceso a la electricidad.

 

El 90% de la generación de energía en el mundo proviene de combustibles fósiles que requieren mucha agua. A medida que los países avanzan y se desarrollan, existe un mayor riesgo de conflicto entre los generadores de energía, otros usuarios del agua y otras preocupaciones ambientales. Además, para 2035, la extracción de agua a nivel mundial para la producción de energía se prevé que aumentará en un 20%, y se espera que el consumo de energía aumente en un 85%.

Energía y agua son dos componentes básicos de la vida y el progreso económico, y también están inextricablemente unidos. La energía se utiliza para proteger, entregar, tratar y distribuir agua, mientas que se utiliza agua (y, a menudo degradada) para desarrollar, procesar y entregar energía.

Para 2014, las Naciones Unidas expondrá la desigualdad que resulta de la falta de coordinación entre los sectores de energía y del agua.

La ONU está interesada en el nexo energía-agua por la misma razón que el Banco Mundial está interesado en él: la desigualdad en el acceso a los servicios básicos, como agua potable segura y la electricidad, es inaceptable e indicativa de la pobreza extrema en todo el mundo. Mediante la coordinación de las políticas y programas entre los dos sectores, la energía y el agua pueden innovar juntos y mejorar la vida de las personas en todo el mundo. A través de esta atención, se espera que estos dos sectores mejoraren la seguridad energética y el uso sostenible del agua.

A medida que la población crece se establece un nexo, la energía y el agua deben trabajar juntas

De particular preocupación es que a medida que la población mundial crece, también lo hará la demanda de energía y agua. Como el progreso económico depende del crecimiento de estos dos sectores, es cada vez de más importancia abordar el nexo entre la energía y el agua de una manera holística. La escasez de ambos o cualquiera de los dos recursos amenaza con socavar el desarrollo económico exitoso. Así que, ¿cómo podemos gestionar nuestros recursos para asegurar que estén disponibles y sean sostenibles?

A pesar de la conexión inherente entre los dos sectores, los planificadores de la energía y del agua hacen rutinariamente las decisiones que impactan entre sí sin entender adecuadamente las complejidades científicas o políticas del otro sector. Esta falta de comunicación a menudo esconde oportunidades conjuntas para la conservación, en detrimento de los presupuestos, la eficiencia, el medio ambiente y la salud pública.

Soluciones reales para el problema del nexo energía – agua

Una perspectiva holística que integra la conducta, la tecnología y la conservación es lo que se necesita para ayudar a desarrollar el mundo en una senda sostenible. Una mayor eficiencia a través de un enfoque integrado de nuestras limitaciones de energía y agua significa que estamos protegiendo nuestros recursos, mientras ayudamos a establecer la estabilidad financiera en estos sectores.

Así, mientras que el nexo energía-agua parece desalentador, hay soluciones para ayudar a mitigar o resolver estos retos:

1. La planificación conjunta de los sectores de energía y agua

Con cooperación por parte de los sectores de energía y agua,  se podría reducir la dependencia de electricidad producida por combustibles fósiles que acaban con el agua y ayudarían a reforzar el suministro de agua en otras zonas. Una mejor comprensión de los sectores de los demás mejorará la coordinación, y a una mejor inversión en soluciones a largo plazo para preservar nuestros recursos.

2. La educación pública sobre el nexo energía-agua

La educación es necesaria sobre el nexo energía-agua (ahorro de agua ahorra energía y viceversa), y la gente necesita saber que sus elecciones individuales juegan un papel importante en la solución de este problema – las elecciones en los alimentos que compran, que los coches que conducen, y más.

3. Los recursos energéticos con bajo consumo de agua

Apoyar el desarrollo de la energía solar y eólica, que consumen poco o nada de agua y generar emisiones de carbono insignificantes.

4. Preservación del agua y la energía

Reconocer que los diversos ecosistemas de nuestro planeta son parte de la ecuación. Una gestión en la que se tomen en cuenta las necesidades de ambos sectores, y su relación con las plantas y los animales con los que compartimos este planeta, es crucial si vamos a asegurar que los beneficios económicos a corto plazo no terminen destruyendo nuestro ecosistema en un futuro, es importante que pongamos atención en la capacidad de recuperación y la sustentabilidad.

5. Fijación de precios de valor razonable para el agua y la energía

Precios razonables para la energía y los recursos hídricos para proporcionar ingresos suficientes para los agentes del sector y promover la conservación y la eficiencia a través de las señales de precios.

La importancia del nexo energía-agua está llegando a los medios a medida que más personas en todo el mundo viven en lugares en los que se enfrentan al acceso restringido a estos dos recursos importantes. Como el cambio climático sigue complicando la ecuación energía-agua – por ejemplo, las temperaturas más elevadas conducen a una mayor demanda de aire acondicionado, que provoca ocupar más electricidad, y se requiere de agua adicional para la refrigeración – estos desafíos se intensificarán. Es por eso que la elección de las Naciones Unidas para exponer al mundo el nexo energía-agua como tema para el Día Mundial del Agua de este año no podía llegar en un mejor momento. La llamada a la acción es ahora, y nuestras políticas y las inversiones deben reflejar la importancia de esta prioridad global.