Se Espera Aumento En La Población De Mariposas Monarca

Se Espera Aumento En La Población De Mariposas Monarca

COMPARTIR
mariposas monarca

La deforestación se ha reducido en la selva mexicana que es el hogar de invierno de las mariposas monarca, y los científicos también esperan ver un repunte en la migración anual después de que haya caído a mínimos históricos el año pasado, un experto informó el jueves.

Omar Vidal del Fondo Mundial para la Naturaleza dijo dos o tres veces más mariposas monarcas pueden llegar este año, en comparación con el año pasado.

“Los datos de los Estados Unidos indican una ligera recuperación”, dijo Vidal. “Ellos están calculando que podamos esperar por lo menos el doble del número y tal vez el triple.”

El año pasado, la población de mariposas monarcas cayó al nivel más bajo desde que los registros comenzaron en 1993, la cual sólo abarcó dos tercios de una hectárea en los bosques de pinos y abetos al oeste de la Ciudad de México.

Pero incluso si el número de mariposas triplica, cubrirían solamente cerca de 2 hectáreas. Eso sería un poco más de una décima parte de la cifra récord de 18.2 hectáreas en 1996-97.

Millones de mariposas negras y naranja vuelven a un área de reserva cada invierno, agrupándose en los árboles en números tan grandes que no se contabilizan como individuos, sino por la cantidad de superficie que cubren.

La misma generación nunca vive para hacer la ida y vuelta a los hábitats de verano en los Estados Unidos y Canadá.

Más buenas noticias vinieron de los expertos de la encuesta anual realizada usando fotos de satélite y de reconocimiento sobre el terreno para comprobar la tala de árboles en la reserva.

La tala de árboles amenaza a las mariposas porque abre agujeros en las copas de los abetos que las protegen del frío y las lluvias heladas.

Este año, Vidal dijo que 13,550 hectáreas de área en el núcleo de la reserva no tenían registro de tala en pequeña escala, el tipo que ocurre cuando los agricultores comunales indígenas cortan árboles para su propio uso.

Las granjas comunales son dueñas de la mayor parte de la propiedad en la reserva.

“Esto demuestra el compromiso de los propietarios de la tierra”, dijo Vidal. Las comunidades indígenas reciben apoyo del gobierno para conservar los bosques, y hacen algo de dinero de proyectos de reforestación y de los turistas que vienen a ver las mariposas.

Sin embargo, Vidal señaló que se había producido un brote de la tala comercial en una comunidad de la montaña, donde se cortaron alrededor de 5.2 hectáreas de árboles. Más la sequía que acabó con casi 3 hectárea de árboles, para una pérdida total de aproximadamente 8 hectáreas de zona forestal en la reserva. Eso está por debajo de las 16.6 hectáreas de árboles perdidas el año pasado.

Vidal dijo que persiste la inquietud sobre la destrucción del algodoncillo – la planta en la que las mariposas ponen sus huevos – en los Estados Unidos y Canadá. Los tres países formaron grupos de trabajo este año para hacer frente a los problemas que enfrentan las mariposas, pero Vidal dijo que “en realidad, no hemos visto acciones concretas en los Estados Unidos y Canadá.”

Referencia: Huffington Post