Puente ‘Garden Bridge’ En Londres Fue Aprobado

Puente ‘Garden Bridge’ En Londres Fue Aprobado

COMPARTIR
Puente Garden Bridge

El puente Garden Bridge en Londres ha sido aprobado para su construcción. El año pasado cuando se presentó el proyecto parecía una excelente idea, la actriz y activista verde Joanna Lumley se asoció con el arquitecto Thomas Heatherwick para imaginar este magnífico puente peatonal sobre el río Támesis en Londres. Parecía una posibilidad remota, pero acaba de ser aprobado por el Consejo de Westminster en el lado norte del Támesis, y el Consejo de Lambeth en el sur. El alcalde Boris Johnson también está interesando en que se construya, así que esta maravilla “ecológica” puede que se haga realidad. Lumley es citado en The Guardian:

“Será como una tiara en la cabeza de nuestra fabulosa ciudad,” dijo Lumley. “Va a acelerar corazones y a calmar las mentes perturbadas. Encantará a todo el que lo use.”

Pero de hecho, resulta que un montón de gente está muy enojada por este puente, por algunas razones muy obvias, incluyendo:

Que será increíblemente caro, con un costo de US$ 274 millones.

De los cuales cerca de un centenar de millones saldrá del dinero público. También tendrá un costo de mantenimiento de más de US$ 5 millones al año. Muchos se quejan de que a este dinero se le podría dar un mejor uso, como mejorar las viviendas y el transporte. El costo es evidentemente tan alto debido a la ingeniería necesaria para sostener el peso, y el revestimiento de cobre.

Garden Bridge London

Otro factor que se debe tomar en cuenta, es la ubicación y puede que tampoco sea la correcta.

En realidad, está a unos cuantos pasos del Puente de Waterloo, al cual se la que han añadido pasos peatonales a cada lado. Río abajo, la gente tiene que recorrer kilómetros para llegar a un puente. No sólo eso, se va a atraer a más turistas a una zona en la que apenas se puede mover la gente local.

A diferencia de la mayoría de la infraestructura a la que se le llama una “Instalación pública”, el Garden Bridge tratara de ser dirigido como una atracción privada.

Estará cerrado 12 días al año para eventos privados. No se permiten los ciclistas. A grupos de más de ocho personas se les considerara un “riesgo de protesta” y necesitaran un permiso. Estará cerrado por las noches. Esto suena más como un parque de diversiones privado en lugar de una instalación pública.

El crítico de arquitectura Rowan Moore se siente como un grinch, quejándose de una cosa tan hermosa en The Guardian. Pero al final, lo hace:

“Este proyecto perpetúa la idea de que se puede planificar una ciudad por titulares, espectaculos y novedades, una cultura de construir arquitectura icónica, en lugar de abordar lo que realmente se necesita.”

Es un debate interesante. Es una cosa hermosa llena de árboles, un paseo peatonal diseñado como un lugar para descansar, la ruta más lenta a través del río. Sin embargo me parece que se debe seguir el bien común, y tanto dinero podría ayudar a más personas; además tenemos que tomar en cuenta que un proyecto de tal magnitud genera una gran huella de carbono. ¿Y tú qué opinas acerca de este proyecto?

Referencia: Heatherwick Studios