Patrullas Caninas Contra La Caza Furtiva

Patrullas Caninas Contra La Caza Furtiva

COMPARTIR
Patrulla canina

Una nueva comunidad de perros guardianes contra la caza furtiva se está formando, dentro de ellos se encuentran Venom y Killer. Ellos son miembros de una élite de perros especializados en operativos contra la caza furtiva, los perros pueden detectar rastros de cuerno de rinoceronte escondidos en el vehículo de un sospechoso o seguir el rastro de los cazadores furtivos armados en los parques naturales asediados de Sudáfrica.

Los perros son una pequeña parte de una lucha cada vez más desesperada para frenar la caza furtiva en África, donde decenas de miles de elefantes fueron sacrificados en los últimos años para satisfacer un apetito creciente por el marfil en Asia, principalmente China. En Sudáfrica, los cazadores furtivos han matado a más de 1,000 rinocerontes este año, superando el récord de 2013. Los países y los conservacionistas están implementando patrullas de vigilancia más robustas, programas comunitarios y otras tácticas contra los grupos criminales que a veces se benefician de la corrupción de los representantes de la autoridad.

A medida que se libra el conflicto, los perros de élite y sus entrenadores están entrenando en una academia de lucha contra la caza furtiva al noroeste de Johannesburgo. El curso prepara a las unidades caninas para encontrar armas de fuego o artículos de contrabando, seguir el rastro de los sospechosos entre la maleza y descender en arneses desde helicópteros en persecución de los cazadores furtivos. Los perros y los entrenadores deben aprender a confiar el uno al otro y afinar el equilibrio entre una relación de control y agresión.

“Uno tiene que ser el macho dominante. Con suerte, es el hombre y no el perro”, dijo Marius van Heerden, un entrenador de 28 años de edad que vive, trabaja y duerme con Venom, un pastor belga cuya raza es conocida por su resistencia y atleticismo, y que ha sido utilizada por el ejército estadounidense en Irak y Afganistán. Venom probablemente obtuvo su nombre de los entrenadores que mordió cuando era un cachorro, dijo van Heerden.

Paramount Group con sede en Sudáfrica, quienes fabrican vehículos militares y otros equipos,  dirigen la academia, que tiene cerca de 50 perros adultos y el mismo número de cachorros. La mayoría son pastores belgas y pastores alemanes.

Patrulla canina

Henry Holsthyzen, un líder de la academia, capacitó a un pastor belga llamado Killer al cual se le ha acreditado con varios éxitos contra la caza furtiva en el Parque Nacional Kruger de Sudáfrica. “Son necesarias unas 400 unidades caninas para los parques naturales del país, pero sólo alrededor de 30 están en operación”, dijo.

En una tarde reciente, varios guardias forestales del país africano central de Gabón se lanzaron el uno al otro en los ejercicios de combate en la academia.

“Tenemos que concentrar nuestros esfuerzos en donde la necesidad es mayor”, dijo el presidente de Paramount Ivor Ichikowitz, citando la masacre de gran parte de la población de elefantes de Gabón. Dijo que la caza furtiva era más que una cuestión de conservación, ya que con ella se financia la insurgencia y otras actividades ilegales a través de África.

Con los cuernos de rinoceronte se obtienen enormes sumas de dinero en el mercado ilegal. Estos están hechos de queratina, una sustancia que también se encuentra en las uñas de los humanos. Algunas personas los ven como un símbolo de estatus o como un agente curativo a pesar de la falta de evidencia de que pueda curar.

Conraad de Rosner, que dirige otro grupo contra la caza furtiva llamado Conservación K9, dijo que los cazadores furtivos ahora se preocupan por los perros. Un cazador furtivo fue sorprendido con chiles, que al parecer pensaba tirar con el fin de despistar a los perros de su olor; ahora los guardaparques están preocupados de que los cazadores furtivos podrían tratar de envenenar a los perros con carne contaminada, dijo.

Sin embargo, de Rosner dijo que los entrenadores son cuidadosos acerca de dejar a los perros atacar a sospechosos con fuerza potencialmente letal, diciendo: “Somos muy reticentes a liberar a un perro para morder a un sospechoso, simplemente debido a todas las consecuencias jurídicas a partir de entonces.”

Los conservacionistas están utilizando perros en otras partes de África.

El Ol Pejeta Conservancy en Kenia tiene perros pastores belgas que son una “pieza del rompecabezas” de las tácticas contra la caza furtiva, pero no son “una bala de plata”, dijo Richard Vigne, director ejecutivo de The Nature Conservancy. En el Parque Nacional Odzala-Kokoua en el Congo, dos pastores belgas fueron desplegados en una prueba exitosa para detectar marfil y carne obtenida ilegalmente escondida en bolsas y maletas, según African Parks, un grupo con sede en Johannesburgo que administra conjuntamente el parque con el gobierno congolés.

El vínculo entre el perro y el guardaparques es vital, dijo Holsthyzen, el entrenador de Sudáfrica, recordando el error de un estudiante.

“Le dio a su perro a otra persona para que lo metiera en las perreras”, dijo Holsthyzen. “Y mi pregunta inmediata fue:” ¿Dejarías que otra persona durmiera con tu esposa?”