Multimillonario Paul Allen Destruye Arrecife con su Yate

Multimillonario Paul Allen Destruye Arrecife con su Yate

COMPARTIR
Paul Allen

Un yate propiedad del cofundador de Microsoft y conservacionista marino Paul Allen se ha estrellado contra un arrecife sensible en las Islas Caimán, provocando la destrucción de la mayoría de los corales en el ecosistema protegido.

El ‘MV Tatoosh’, un yate de 92 metros propiedad del multimillonario Allen, arrancó 1,300 metros cuadrados de arrecifes de coral en la zona de la reposición de West Bay, de acuerdo con funcionarios locales. Alrededor del 80% del arrecife, situado en una zona protegida, fue destruido por la cadena de la nave. Se cree que Allen no estaba a bordo en ese momento.

De acuerdo con un comunicado de la firma de inversiones de Allen, ‘Vulcano’, el incidente ocurrió el 14 de enero. “Cuando la tripulación [del MV Tatoosh] fue alertada por un buzo de que la cadena de su ancla podría haber impactado coral en la zona, la tripulación inmediatamente, y por su propia voluntad, trasladó su posición para asegurar que el arrecife estuviera protegido”, dijo, añadiendo que la tripulación estaba ayudando a las investigaciones sobre los daños.

El incidente es particularmente embarazoso para Allen dado al trabajo de su fundación, la cual apoyar la conservación marina y la lucha contra la pesca excesiva. El daño a los arrecifes podría llevar a una multa de hasta $600,000 dólares. Aunque sabemos que para Pau Allen es una cantidad insignificante, dado que su fortuna se calcula alrededor de los 17 mil millones de dólares.

tatoosh (Custom)

Allen aun así se quedó corto con la multa comparada con los $2.5 millones de dólares que el fundador de Napster e inversionista en tecnología Sean Parker pagó para remediar el daño causado a una arboleda de secuoyas en California. Debido a actividades no autorizadas, llevadas a cabo para su boda en 2013, las cuales incluyeron la construcción de un puente de piedra, un estanque, escaleras y escombros para crear la apariencia de un castillo en ruinas.

Las Islas Caimán han tenido varios encontronazos con grandes buques en los últimos años. La compañía Carnival Cruise tuvo que hacer una donación después de que uno de sus cruceros dañara parte del puerto de George Town en 2014. El año pasado, una gran extensión de arrecifes de coral fue destruido por el Zenith, un crucero de la compañía Pullmantur, pero ninguna multa o donación fue pagada.

Un portavoz del departamento de medio ambiente de las Islas Caimán, dijo que estaban “prestando mucha atención a las lecciones aprendidas para que podamos prevenir más eficazmente estos accidentes y al mismo tiempo sigamos recibiendo yates de visita”.

Lo mas triste de estas historias, por supuesto, es que no importa cuanto paguen de multa, ya que ahora pasaran muchos años para que el arrecife se pueda recuperar. Y por otro lado la mayoría del dinero que se cobra a través de multas o donaciones termina en los bolsillos de los funcionarios y no es destinado para la conservación del medio ambiente.