Fuegos Artificiales y su Efecto Ambiental

Fuegos Artificiales y su Efecto Ambiental

COMPARTIR
Fuegos Artificiales

Los cohetes o fuegos artificiales, los cuales suelen estar presentes en nuestras celebraciones y días festivos,  al cautivarnos con su esplendor y maravillosos colores, nos distraen de algunas de las consecuencias negativas que conllevan su uso.

Los fuegos artificiales producen tres tipos diferentes de contaminantes:

  • Perclorato de sodio. Es un agente oxidante utilizado en la propulsión del cohete.
  • Metales pesados. Los cuales van en la sección explosiva y son los encargados de proporcionar el color.
  • Aerosoles sólidos. Generados como subproducto de la detonación.

El instante en cual producen más polución es al momento de la propulsión, es cuando hacen combustión la mayoría de los químicos involucrados.  Los percloratos son químicos altamente nocivos para la salud, ya que pueden afectar la tiroides o producir diversas enfermedades en las vías respiratorias. Al mismo tiempo si los desechos químicos en la elaboración de los cohetes son vertidos a los ríos, producen una gran cantidad de contaminación ambiental.

Cuando los fuegos artificiales son detonados cerca de cuerpos de agua, como los lagos, se han podido registrar concentraciones de perclorato de sodio, de entre 24 y 1000 veces mayores a los niveles normales, lo cual produce un gran daño a los microorganismos y fauna del ecosistema.

En cuanto a los metales pesados utilizados para dar color al destello, el cobre aporta el color azul, el litio la coloración roja, el antimonio (amarillo) y el aluminio (blanco), sin olvidar el bario, responsable del color verde y que contiene isótopos radioactivos.

Al momento del estallido, estos metales se dispersan a través de la atmósfera, los cuales al llegar a la tierra caen en forma de aerosoles sólidos, estas partículas al ser inhaladas pueden llegar a producir enfermedades respiratorias.

Si bien es muy poco probable que  vayamos a tener un daño serio solo por asistir a un espectáculo de fuegos artificiales, es importante reconocer que su uso en grandes cantidades puede afectar el ecosistema y perturbar a la fauna con el ruido y las luces.

Un tema muy importante es el hecho de que se pueden elaborar cohetes más amigables con el ambiente, el problema es que representan un mayor costo y la mayoría prefieren optar por la opción de comprar los productos importados de China, que si bien son mucho más baratos, también hay que tomar en cuenta que están elaborados con materiales muy baratos y que son altamente dañinos para el medio ambiente.

Con todo esto no planeo decir que se deberían suprimir del todo los espectáculos de fuegos artificiales, me parece que se pueden lograr efectos increíbles y lograr maravillarnos por algunos momentos. Simplemente es necesario que los utilicemos de forma consciente y de manera moderada para no dañar nuestro entorno ni nuestra población.

Referencia: Informador El País

Foto: Pequeños Ensayos