Frank Ghery Le Enseña El Dedo A La Funcionalidad

Frank Ghery Le Enseña El Dedo A La Funcionalidad

COMPARTIR

Frank Gehry hizo recientemente un gesto obsceno al recibir algunas de las recientes criticas en cuanto a su trabajo, no podemos publicar directamente la foto en el artículo. Pero (Aquí pueden ver a Ghery), después de hacer eso vociferó:

Déjame decirte una cosa. En este mundo en que vivimos, el 98 por ciento de todo lo que se construye y diseña hoy es pura mierda. No hay sentido de diseño, ni respeto por la humanidad o por cualquier otra cosa. Son malditos edificios y eso es todo. De vez en cuando, sin embargo, hay un pequeño grupo de gente que hace algo especial. Muy pocos. Pero Dios, ¡déjenos en paz!

Ahora, no creo que Frank este lejos de la realidad en el punto del 98%. El problema es que gran parte de su propio trabajo encaja perfectamente allí, particularmente sus edificios residenciales.

En un mundo en el que los arquitectos están tratando de encontrar la manera de construir edificios sustentables, la forma de abordar el calentamiento global, tratando de pensar en el desafío de 2030, Frank Gehry esta diseñando edificios que no se podían construir antes de que hubiera computadoras y las herramientas que se conectan a ellas, lo que se conoce como diseño paramétrico.

Frank Gehry Edificio Apartamental

Si parece que se necesitan sistemas inmensamente complicados para diseñar esos arcos, rampas y curvas que desafían la gravedad que caracterizan a sus construcciones, es porque los neceseitan. Pero esa tecnología, conocida como modelado paramétrico, puede hacer mucho más que facilitar las fantásticas creaciones de Gehry, Hadid, y otros arquitectos de su estilo.

Cada vez más, el diseño paramétrico se utiliza no sólo para hacer los edificios más atractivos visualmente, sino también para ajustar de manera muy precisa casi todos los aspectos de su desempeño, desde la acústica a la eficiencia energética. No es tan sexy en la aplicación, pero se convertirá en algo mucho más valioso para la arquitectura y la forma en que vivimos y trabajamos.

Los arquitectos pueden utilizar herramientas paramétricas para modelar el rendimiento térmico, la luz del día, o simular el comportamiento térmico de diferentes combinaciones de paredes, techo y ventanas, y así evaluar el desempeño contra el costo. Podrían estudiar cómo se desempeñan diferentes tipos de vidrio, no sólo en general, sino en la ubicación exacta, por ejemplo en la pared noreste del edificio, todo esto respaldado con las condiciones sugeridas por los datos meteorológicos a largo plazo.

Frank Gehry utiliza herramientas paramétricas para diseñar fachadas imposibles donde las paredes se tuercen, aumentando dramáticamente el área de la superficie del edificio. Aparte de hacer todas las partes del edificio tan individuales como un copo de nieve. Por lo que es casi imposible lavar las ventanas. Que aparte a menudo no están selladas. Esto es tan caro que ni siquiera el uno por ciento de la población se lo puede permitir, esto es para la 1/100 parte del uno por ciento.

efe-guggenheim--644x362

La forma que tiene un edificio puede tener un efecto enorme en la manera en que se desempeña, y algunas fuentes estiman que hasta un 90 por ciento del impacto ambiental de un producto se determina durante las primeras fases de diseño, antes de que se tomen las decisiones acerca de los detalles técnicos. En otras palabras, las decisiones elementales acerca de la forma, el “look” y el “feeling” de un diseño son esenciales para la sostenibilidad. Los diseñadores pueden promover la sostenibilidad, integrando lo que siempre ha preocupado más – la forma básica de las cosas y la simplicidad.

Algunos de los edificios de Frank Gehry se encuentran entre las obras arquitectónicas más representativas del planeta, pero otros, como muchos de Zaha Hadid o Bjarke Ingels, son pesadillas técnicas y térmicas que se convertirán en pozos de dinero para sus propietarios en su intento de mantener la lluvia y el calor. Así que si vamos a hablar sobre el respeto a la humanidad, Frank Gehry, empecemos a preocuparnos por los demás y a reflejarlo en nuestro trabajo.

Referencia: The Guardian

Fotografías: Frank Gehry