Vórtice polar

¿Recuerda el vórtice polar, la enorme masa de aire ártico que puede convertir a gran parte del hemisferio norte en un congelador? Puede que tenga que acostumbrarse a él.

Un nuevo estudio dice que a medida que el mundo se calienta, partes de América del Norte, Europa y Asia podrían tener mayores y más frecuentes visitas del aire frío. Los investigadores dicen que esto es debido a la disminución del hielo en los mares de Rusia.

Normalmente, el vórtice polar se encierra en el Ártico. Pero a veces se escapa y deambula por el sur, trayendo consigo un poco de súper frío ártico.

Eso puede ocurrir por varias razones, y el nuevo estudio sugiere que una de ellas se produce cuando el hielo en los mares del norte se contrae, dejando más agua al descubierto.

Normalmente, el hielo marino evita que el calor del océano se escape y sea transferido a la atmósfera. Cuando hay menos hielo, más energía se mete en la atmósfera y debilita la corriente en chorro, el río de aire de gran altitud que normalmente mantiene el aire del Ártico de vagar hacia el sur, dijo el coautor del estudio Jin-Ho Yoon del Laboratorio Nacional Pacific Northwest en Richland, Washington. Así, el aire frío escapa en su lugar.

Vórtice polar infografía

Eso ocurrió con poca frecuencia en la década de 1990, pero desde el 2000 ha pasado casi todos los años, según un estudio publicado el martes en la revista Nature Communications. Un equipo de científicos de Corea del Sur y Estados Unidos encontró que muchos de estos brotes fríos ocurrieron pocos meses después de niveles inusualmente bajos de hielo marino en el mar de Barents y de Kara, fuera de Rusia.

El estudio observó los datos históricos y luego llevo a cabo simulaciones por computadora. Ambos enfoques muestran el mismo fuerte vínculo entre la disminución del hielo marino y los brotes de frío, según el autor principal Baek-Min Kim, investigador científico del Instituto de Investigación Polar de Corea. Una gran parte de la fusión del hielo marino es impulsada por el cambio climático de origen antropogénico debido a la quema de combustibles fósiles, Kim escribió en un correo electrónico.

El hielo marino en el Ártico por lo general llega a su marca baja en septiembre y ese es el punto crucial en el tiempo en términos de este estudio, dijo Mark Serreze, director del Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo en Boulder, Colorado. Los niveles alcanzaron un mínimo histórico en 2012 y son un poco mayores este año, pero sólo temporalmente, con déficit de hielo todavía un mínimo del 40 por ciento por debajo de los niveles de 1970, dijo.

Yoon dijo que aunque su estudio se centró en la reducción del hielo del mar, otra cosa fue evidentemente responsable de la visita de aire frío del año pasado, del vórtice polar.

En los últimos años, muchos estudios han analizado el calentamiento acelerado en el Ártico y si está conectado a un clima extremo más al sur, desde las olas de calor hasta la Supertormenta Sandy. Estas conexiones ártico-extremas es ciencia “de vanguardia” que está muy debatida por los principales científicos del clima, dijo Serreze. Los científicos se reúnen esta semana en Seattle para examinar la cuestión aún más estrechamente.

Kevin Trenberth, jefe de análisis climático del Centro Nacional de Investigación Atmosférica en Boulder, es escéptico acerca de este tipo de conexiones y dijo que no está de acuerdo con el estudio de Yoon. Su investigación apunta más hacia el Pacífico que el Ártico para los cambios en la corriente en chorro y el comportamiento del vórtice polar, y él dijo que el estudio de Yoon pone demasiado énfasis en un inusual 2012.

Pero el estudio fue elogiado por varios otros científicos que dijeron que hace más que demostrar que el derretimiento del hielo marino afecta el clima en todo el mundo, sino que también demuestra cómo sucede, con un mecanismo específico.

Katharine Hayhoe, un científico del clima de Texas Tech en Lubbock, dijo que el estudio “aporta datos importantes sobre la naturaleza en cascada de los efectos que las actividades humanas tienen sobre el planeta.”

 

Referencia: Nature CommunicationsNational Snow and Ice Data Center