COMPARTIR
Polución de plástico en los oceanos

Los seres humanos hemos producido suficiente plástico desde la segunda guerra mundial para cubrir la Tierra en su totalidad en una película plastificada, un estudio internacional ha revelado. Esta capacidad para poder cubrir el planeta en plástico es alarmante, advierten los científicos – ya que con esto se suma otro de los hechos que confirman que las actividades humanas están teniendo un impacto pernicioso en nuestro mundo.

La investigación, publicada en la revista Antropoceno, muestra que ninguna parte del planeta está libre de los residuos plásticos. Todo está contaminado con restos de contenedores de agua, bolsas de supermercados, bultos de poliestireno, discos compactos, colillas de cigarrillo, medias de nylon y otros plásticos. Algunos están en forma de granos microscópicos, otros en grumos. El impacto es a menudo muy perjudicial.

“Los resultados fueron una verdadera sorpresa”, dijo el autor principal del estudio, el profesor Jan Zalasiewicz, de la Universidad de Leicester. “Estábamos conscientes de que los seres humanos han estado haciendo cada vez más cantidades de diferentes tipos de plástico (desde baquelita a bolsas de polietileno y PVC) en los últimos 70 años, pero no teníamos ni idea de lo lejos que había viajado este plástico alrededor del planeta. Resulta que no sólo ha flotado a través de los océanos, pero se ha hundido incluso en las partes más profundas del suelo marino. Esto tampoco es una señal de que nuestro planeta este en una condición saludable”.

El punto crucial sobre las conclusiones del estudio es que la aparición de plástico ahora debe ser considerado como un marcador para una nueva época. Zalasiewicz es el presidente de un grupo de geólogos que evalúan si las actividades de la humanidad han llevado al planeta a una nueva era geológica, llamada el Antropoceno, la cual terminó el Holoceno, que comenzó hace unos 12,000 años.

La mayoría de los miembros del comité de Zalasiewicz creen que el Antropoceno ha comenzado y este mes publicó un artículo en la revista ‘Science’ en el que argumentaban que varias actividades humanas de la posguerra han estado alterando la geología de la Tierra. En particular, los isótopos radiactivos liberados por bombas atómicas dejaron una señal poderosa en la tierra que le dirá a las civilizaciones futuras que algo extraño sucedió en el pasado.

Además, el aumento de dióxido de carbono en los océanos, la fabricación masiva de concreto y el uso generalizado de aluminio se destacaron también como factores que indican el nacimiento del Antropoceno. Impactos ambientales ‘menores’, incluyendo el aumento del uso de los plásticos, también fueron mencionados de pasada.

Pero Zalasiewicz argumenta que la humilde bolsa de plástico y la botella de refresco juegan un papel mucho más importante en el cambio del planeta de lo que se argumenta. “Basta con contemplar los peces en el mar”, dijo. “Un gran porcentaje de ellos ahora tienen plástico en su interior. Ellos piensan que es comida y lo comen, al igual que las aves marinas alimentan con plástico a sus polluelos.  Posteriormente algo de ese plástico es liberado como excremento y termina por hundirse en el fondo del mar. El planeta está siendo lentamente cubierto por el plástico. “En total, más de 300 millones de toneladas de plástico se fabrican cada año”, señala el artículo, ‘El ciclo geológico de los plásticos y su uso como un indicador estratigráfico del Antropoceno.’

“En 1950, virtualmente no lo producíamos. Es un ascenso increíble “, agregó Zalasiewicz. “Ese total anual de 300 millones de toneladas está cerca del peso de toda la población humana del planeta. Y la cifra para la fabricación de plástico sólo va a crecer. La cantidad total de plástico producido desde la segunda guerra mundial es de alrededor de 5 mil millones de toneladas, y es muy probable que llegue a 30 mil millones a finales de este siglo. El impacto será colosal “.

Como el documento deja claro, el plástico ya está en el fondo del océano, islas remotas, enterrado bajo tierra en vertederos y en la cadena alimentaria. Incluso las regiones polares, generalmente consideradas aún como zonas vírgenes, se están viendo afectadas. En 2014, los investigadores encontraron cantidades “significativas” de gránulos de plástico congelados en el Mar Ártico, después de haber sido arrastrados allí desde el Océano Pacífico.

En algunos casos, la vida silvestre se adapta a la propagación de plástico. Por ejemplo, en islas como Diego García, algunos cangrejos ermitaños han llegado a usar botellas de plástico como hogares. Sin embargo, la mayor parte del impacto sobre la vida silvestre es perjudicial. Criaturas que van desde las aves marinas hasta las tortugas se enredan en plástico y se asfixian causandoles la muerte. “El problema es que el plástico se degrada muy lentamente, por lo que vamos a tener que lidiar con este problema durante mucho tiempo”, dijo Zalasiewicz.

COMPARTIR