El Planeta Más Solitario en el Mayor Sistema Planetario

El Planeta Más Solitario en el Mayor Sistema Planetario

COMPARTIR
Planeta J2126

Ha sido descubierto un planeta en órbita alrededor de la estrella enana TYC 9486-927-1 a una distancia enorme de aproximadamente 1 billón de kilómetros haciendo de este sistema, el sistema planetario más grande encontrado en el universo, reportó el portal Sci-News.

El planeta, 2MASS J21265040-8140293 (o J2126 para abreviar), está tan lejos de su estrella que podría ser considerado como el más solitario planeta unido gravitacionalmente conocido por el hombre. J2126 necesita casi 900,000 años para completar una órbita, y la luz de su estrella tarda alrededor de un mes para llegar hasta ahí.

Curiosamente, el planeta fue visto por primera vez en 2008 por el astrónomo Neill Reid, del Space Telescope Science Institute, pero era un mundo tan aislado que los científicos lo clasificaron como un planeta que flotaba libre, o un planeta que había sido expulsado del sistema del cual se hubiera formado. Al descubrir que estaba vinculado a la estrella TYC 9486-927-1 fue sin duda una sorpresa.

“Este es el sistema planetario más amplio encontrado hasta ahora, y ya conocíamos a ambos miembros desde hace ocho años, pero nadie había hecho el vínculo entre los objetos anteriormente”, dijo el Dr. Niall Deacon, uno de los investigadores que hicieron el hallazgo. “El planeta no está tan solo como pensábamos al principio, pero es sin duda una relación de una muy larga distancia.”

El planeta tiene entre 12 y 15 veces la masa de Júpiter, es un enorme gigante de gas.

Para poner en perspectiva el tamaño de esta órbita, podemos decir que es 140 veces más ancha que la distancia promedio entre Plutón y el Sol. De hecho, es casi tres veces el tamaño del anterior poseedor del récord de la mayor distancia entre un planeta y su estrella. Cómo se formó un planeta de tal magnitud y cómo ha permanecido siendo huésped de su sistema de estrella madre, siguen siendo un misterio.

Los dos cuerpos celestes siguen siendo devotos a pesar de una fuerza gravitacional muy débil, una especie de enlace eterno, que se burla de la longitud helada del tiempo y el espacio.

Por otra parte, la interacción gravitatoria entre estos dos cuerpos es tan mínima que cualquier estrella que pase cerca podría afectar seriamente su órbita. Así que tal vez la única cosa que verdaderamente mantiene viva esta relación es el mutuo aislamiento de la pareja.