El futuro está en nuestras manos

El futuro está en nuestras manos

COMPARTIR
futuro

Culpar solo a las empresas ignora la responsabilidad que las personas tienen para crear las condiciones que permiten que las empresas las dañen a ellas mismas; si la gente no compra productos de madera certificada, no fomentan que se tale debidamente.

La gente, con o sin apoyo de su gobierno, mediante su cultura y sus hábitos tiene el poder de hacer políticas ya sean destructivas ó ilegales para el ambiente o por el contrario políticas sustentables y rentables.

Una ventana de esperanza es que no vivimos problemas sin solución por lo que el cambio de actitud colectiva es crucial; ya que aunque enfrentemos grandes riesgos estos pueden estar en cierta medida, bajo nuestro control porque los generamos nosotros mismos.

Como somos la causa de nuestros problemas ambientales, somos nosotros quienes tenemos las riendas y podemos elegir tanto frenarlos o no como comenzar a solucionarlos. Simplemente necesitamos voluntad colectiva para aplicar las soluciones tecnológicas existentes.

futuro

La humanidad generalmente vive ciclos de tres generaciones. La primera generación es la que construye las civilizaciones, que es podría considerarse “el abuelo jornalero”. Son aquellas personas que por medio de mucho trabajo y dedicación construyeron una estabilidad.

Los hijos de esa generación  pudieron ir a la escuela y pudieron prepararse mejor que sus padres pero en un aspecto de estudios, mas no de arduo trabajo y dedicación; a estos se les podría considerar como “padre caballero”. Ésta generación, a partir de la abundancia; heredaron sustento, cultura, refinamiento y prosperidad.

El problema está en que la siguiente generación que podría llamarse “hijo pordiosero”, que no retoma la estructura de los valores morales y humanos de las dos generaciones anteriores.

El riesgo implica que la siguiente generación viva sin sensibilidad humana, emocional y espiritual.

futuro

Los ciudadanos tenemos necesidades no necesarias creadas artificialmente por las compañías que podríamos llamarles  productos que nosotros compramos para tener felicidad, aunque ésta misma es inducida por mensajes que a diario vemos en la ciudad.

Esta “felicidad” inducida requiere recursos naturales y esto hace que estemos consumiendo los recursos del planeta además que producen una gran cantidad de gases invernadero.

REFERENCIA: ECOLOSYSTEMS

FOTOS: WALLPAPER STOCK