contaminación por ozono

La contaminación por ozono, la cual empeora los problemas de respiración y provoca advertencias de calidad del aire, puede agravar los daños que el calentamiento global provoca a los cultivos alimentarios del mundo, según un nuevo estudio.

El ozono troposférico, formado principalmente de los contaminantes emitidos por la quema de combustibles fósiles por automóviles, la industria y las plantas de energía, aumenta a medida que las temperaturas se elevan. Es por eso que las advertencias de calidad del aire son más frecuentes en el clima caliente y por qué el calentamiento global tiene el potencial de aumentar la contaminación por ozono. Una vez formado, el ozono puede viajar largas distancias, afectando incluso zonas remotas.

El nuevo estudio, publicado el domingo en la revista Nature Climate Change, utiliza los modelos y las tendencias históricas para analizar el impacto del cambio climático y el ozono en cuatro de los principales cultivos alimentarios del mundo: el trigo, el arroz, el maíz y la soja. El ozono puede dañar las plantas al disminuir la fotosíntesis y la muerte de las células. Según el Departamento de Agricultura de los EE.UU., “El ozono troposférico causa más daño a las plantas que el resto de los contaminantes atmosféricos combinados.”

El estudio mostró que el cambio climático puede reducir los rendimientos de los cultivos, al menos en un 10 por ciento en el 2050 tomando en cuenta los niveles del 2000. Cuando los investigadores compararon dos escenarios de contaminación del Panel Intergubernamental sobre el Quinto Informe de Evaluación del Cambio Climático, se encontraron con que el ozono tendría efectos más complejos. En un escenario de contaminación por ozono mayor, que los investigadores llamaron “pesimista” el rendimiento de las cosechas se reducirían un 15 por ciento en 2050. Pero en un escenario de ozono “intermedio”, los rendimientos de los cultivos caerían 9%.

“Las proyecciones climáticas son bastante consistentes” en los dos escenarios, uno de los autores del estudio, Colette Heald del Instituto de Tecnología de Massachusetts, comentó. Sin embargo, “el futuro de la contaminación por ozono es muy diferente… que llevaría a compensar o reforzar los efectos [del cambio climático] en los cultivos.”

Los autores también observaron lo que esta caída en la producción de alimentos puede significar para la nutrición mundial. La desnutrición, o el número de personas que no reciben suficiente comida, se incrementarían en un 49 por ciento para el año 2050 en el escenario pesimista de la contaminación por ozono, y se incrementarían en un 27 por ciento en el escenario intermedio.

Los investigadores señalan que los efectos de la contaminación por ozono y el cambio climático varían según la región y el tipo de cultivo. Por ejemplo, el trigo va mal cuando se expone al ozono, mientras que el maíz es más sensible al calor.

Según la Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU., un aumento de CO2 podría significar que algunos cultivos crezcan mejor, aumentando los rendimientos. Los autores del estudio reconocen que esto puede compensar los efectos del aumento de las temperaturas y la contaminación en algunos lugares.

 

Sin embargo, el impacto del cambio climático en la agricultura también incluye los fenómenos meteorológicos extremos, tales como inundaciones, sequías y temperaturas excepcionales, que también pueden dañar los cultivos. Las malas hierbas y las plagas pueden prosperar en las temperaturas más cálidas, y rangos de ciertas plagas y enfermedades podrían cambiar, causando nuevos problemas para los agricultores.

En un comunicado de prensa que acompaña al nuevo estudio, Heald dijo que los hallazgos resaltan la necesidad de reducir la contaminación junto con la acción climática. “Una limpieza de la calidad del aire mejoraría rendimiento de los cultivos”, dijo. “El ozono es algo que entendemos que lo ocasiona y las medidas que deben adoptarse para mejorar la calidad del aire.”