Capital Natural

El capital natural es la suma ilimitada de interacciones entre los seres vivos, los cuales permiten brindar servicios ambientales a estos para su existencia con prosperidad y florecimiento. Es decir, éste capital natural se desarrolla por todo el sistema de la naturaleza que integra a todo el ecosistema, que va desde los animales, las plantas, los minerales o el propio petróleo.

Los procesos que produce la misma naturaleza pueden incluir desde la producción de oxígeno por parte de las plantas, la limpieza del agua con las algas marinas, la polinización de las abejas para producir miel o la misma cadena alimenticia.

Capital Natural

El capital natural se desarrolla por miles de especies que tienen relaciones complejas con la misma naturaleza, y cada una está encargada de “cumplir” con una función en ecosistema.

Capital Natural

También, el capital natural, puede ser visto como la suma total de los sistemas ecológicos que soportan la vida, el cual no puede ser reproducido por ingeniería humana. Es decir, las personas no pueden ni deben encargarse de la polinización de las abejas, o tampoco puede producir de manera química los frutos que nos da la propia naturaleza, o tampoco puede producir leche si ésta nos la dan los propios animales.

Capital Natural

Los servicios de los ecosistemas son esenciales para la civilización y operan en una escala tan grande y en tantos caminos intrínsecos poco explorados que la mayoría no podrían ser reemplazados por tecnología. Pocos, si no es que ninguno, de los sustitutos hechos por el hombre puede proveer las diversas gamas de beneficios que fluyen de la naturaleza.

Capital Natural

Como conclusión, los seres humanos no pueden manufacturar mantos acuíferos, genes, tierra orgánica, humedales, sistemas de ríos, polinizadores o tropósferas, y mucho menos un ecosistema completo.

REFERENCIA: Our Planet

FOTOS: Wallpaper Stock