Biomasa: Produciendo ‘Whisky Verde’

Biomasa: Produciendo ‘Whisky Verde’

COMPARTIR
Biomasa para producción de Whisky

Los productores de whisky escocés están quemando los residuos no deseados de los granos, como astillas de madera y otros tipos de biomasa, para que sirvan como fuente de energía en las zonas remotas de la sierra, dónde el gas es escaso y los combustibles muy caros.

Ocupando la Biomasa para Producir Whisky Escocés

La producción de whisky escocés se ha desarrollado durante más de 500 años y está llena de tradición. También es un gran negocio, generando 6 mil millones de dólares  al año en exportaciones  simplemente en Gran Bretaña.

Las nuevas destilerías se están construyendo para satisfacer la demanda de más de 200 países alrededor  del mundo, incluyendo nuevos mercados en Asia, América Latina y Oriente Medio. De gestión familiar, destilerías centenarias están tratando de minimizar los costos operacionales.

La Biomasa Comienza a Integrarse en la Industria

La mayoría de las destilerías de Escocia se han basado en el aceite combustible pesado para generar calor para la destilación de los procesos, pero la biomasa, como la madera, el material a base de plantas o de desechos orgánicos son ahora una opción cada vez más atractiva y confiable.

“A medida que ampliamos la capacidad, la biomasa será una parte integral de lo que estamos haciendo en el futuro”, dijo Gerry O’Hagan, director de excelencia operativa de los espíritus y el vino para Diageo, compañía de bebidas alcohólicas más grande del mundo.

En el corazón de la zona principal en donde se fabrica el whisky, Speyside, en el noreste de Escocia, Diageo abrió una destilería de cerca de 90 millones de dólares. Campos de cebada rodean el edificio industrial moderno, con paredes de cristal reluciente que encierran enormes alambiques de cobre.

La destilería, que no tiene acceso a líneas de gas, produce 10.5 millones de litros al año, los cuales se maduran durante un mínimo de tres años antes de utilizarse en marcas como Johnnie Walker.

Diageo ha gastado 34 millones de dólares en una planta de bioenergía con una capacidad de 8 a 10 megavatios (MW), o lo suficiente para alimentar hasta 10.000 hogares. La destilería recibe más de la mitad de su energía de la planta de biomasa, lo que también ahorra alrededor de 10.000 toneladas de emisiones de dióxido de carbono al año.

En el Proceso de la Biomasa se Queman los Desperdicios

La planta genera energía por la quema de los subproductos del proceso de destilación como el bagazo, que de otro modo habrían sido enviados a los agricultores para su uso en la alimentación animal.

El resto de la energía de la destilería proviene de la quema de aceite combustible pesado, que es más perjudicial para el medio ambiente y más caro. Diageo espera aumentar las energías renovables al 80 por ciento del total de la planta mediante la mezcla de sus derivados con pellets de madera.

“Existe la preocupación acerca de la energía (los precios) en el largo plazo y sobre cómo podemos hacernos nosotros mismos tan autosuficientes como nos sea posible”, dijo O’Hagan.

Diageo también ha instalado una planta de bioenergía 30 MW más grande en su  destilería en Cameronbridge cerca de Edimburgo; también está en  construcción otra planta en su destilería de Glendullan, Speyside y tiene planes para una tercera en una nueva destilería de whisky de malta, también en Speyside.

“Hay alrededor de 20 nuevos proyectos de destilerías por el momento. Algunas de ellos son pequeños, pero alrededor de la mitad se encuentran en la etapa de planificación, y muchos de ellos se preguntan sobre la biomasa”, dijo Julie Hesketh-Laird, directora de operaciones y asuntos técnicos en la Asociación de Whisky escocés.

“Es un buen negocio para mantener sus costos de energía bajos”, añadió.

Biomasa para el Whisky

La Biomasa es un Buen Negocio de Energía Verde

Los  destiladores de hoy tienen que lidiar con volatilidad de los precios de la energía y de los productos básicos; el rendimiento de las cosechas de cebada inciertas debido a los patrones climáticos más extremos; y los clientes, como los supermercados que están examinando sus credenciales verdes.

La producción de petróleo del Mar del Norte está en declive, y en el debate en torno a la independencia de Escocia se ha planteado la cuestión de quién podría controlar los 2.5 trillones de dólares de reservas, que se suma a la incertidumbre sobre el futuro suministro de petróleo.

“Existe un gran signo de interrogación sobre el suministro de petróleo  y cuánto que queda. Como industria no miramos mañana o la próxima semana, estamos mirando a los 12, 15 o 20 años por delante”, dijo Graham Eunson, gerente general de la destilería Tomatin.

Como pueden ver cada vez más empresas buscan implementar tecnologías verdes, ya que además de ayudar al ambiente, también ofrece ventajas económicas importantes.

Refencia: Huffington Green