Alimentos para dormir

El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades llama al sueño insuficiente una epidemia de salud pública, los que sufren de insomnio, lo califican como una molestia irritante horrible que dificulta la calidad de vida y recorta la productividad. No sólo eso, sino que también está vinculado con todo, desde accidentes automovilísticos y los errores en el trabajo hasta enfermedades crónicas, como la hipertensión, la diabetes, la depresión y la obesidad, así como el cáncer y el aumento de la mortalidad.
Se estima que en México un 30% de la población tienen un trastorno del sueño, y muchas de estas personas toman medicamentos para dormir sin mencionar el exceso de medicamentos de venta libre. Pero por lo general las soluciones para conciliar el sueño tienen una gran cantidad de problemas y efectos secundarios, empezando con reacciones alérgicas y en algunos casos “comportamiento complejo relacionado con el sueño”, en el cual una persona que toma sedantes podría levantarse en la noche, comer, hacer llamadas telefónicas, tener relaciones sexuales, e incluso entrar en el coche e ir a dar una vuelta, a la vez que no está totalmente despierto.
Mientras tanto, ha habido una amplia investigación buscando alimentos que puedan ayudar a dormir mejor. Tomando en cuenta que no te dormirán tan rápido como una pastilla para dormir, sin duda tendrán un efecto somnífero. Así que en un esfuerzo por mantenerse al margen de los productos farmacéuticos y evitar un potencialmente embarazoso “comportamiento complejo relacionado con el sueño”, aquí están algunos de los alimentos que los expertos dicen que pueden inducir el sueño.

1. Kiwi

Un estudio de la Universidad de Medicina de Taipei descubrió que comer dos kiwis alrededor de una hora antes de acostarse tuvo resultados sorprendentes. Psychology Today informó que los participantes del estudio se durmieron más rápido, con una disminución en el tiempo de quedar dormido de un 35.4 por ciento. También durmieron 28.9 por ciento más profundamente y mejor, con una mejora del 42.4 por ciento en un cuestionario de calidad del sueño estandarizado. En general, el tiempo total de sueño de los sujetos en el estudio se incrementó en un 13.4 por ciento.

2. Algas

Un estudio de la Universidad de Oxford encontró que los niveles sanguíneos más altos de ácidos grasos omega-3 DHA (los ácidos grasos que se encuentran en las algas y mariscos) estaban vinculados a un mejor sueño. En un estudio aleatorio, controlado con placebo, los investigadores examinaron si 16 semanas tomando 600 mg de suplemento de algas mejoraría el sueño de 362 niños. Y así fue, se encontraron con que los niños experimentaron un mejor sueño, incluyendo una menor resistencia para acostarse, parasomnias y trastornos del sueño.

3. Nueces

En la Universidad de Texas los investigadores encontraron que las nueces son una gran fuente de melatonina y que su consumo puede conducir a mayores niveles en sangre de esta hormona controladora del reloj interno, lo cual resulta en una mejoría del sueño.

4. Almendras

Un estudio publicado en la Revista de Medicina Ortomolecular encontró que si el cuerpo está sufriendo de bajos niveles de magnesio, a menudo sobrevienen desordenes del sueño. El Institutos Nacional de la Salud de los Estados Unidos enumera a las almendras como la principal fuente de magnesio; añadir las almendras a tu dieta es bueno en general, pero puede ser especialmente bueno para ayudarte a cerrar los ojos.

5. Té de manzanilla

Aquí está uno de los remedios naturales de la abuela. Según el Institutos Nacional de la Salud, el té de manzanilla es un remedio tradicional para tratar el insomnio e inducir calma. Ampliamente considerado como un tranquilizante suave e inductor del sueño, los estudios han confirmado su efecto calmante. Un estudio japonés encontró que el extracto de manzanilla ayudó a ratas a dormir tan eficazmente como las ratas que recibieron una dosis del tranquilizante, benzodiacepina. Usa dos o tres bolsas de té para un mayor efecto, y asegúrate de cubrir la taza mientras remojas las bolsas.