Algas Tóxicas: Grave Problema De Salud

Algas Tóxicas: Grave Problema De Salud

COMPARTIR
Algas tóxicas

Cuando más de 400,000 personas se quedaron sin agua potable en Ohio y Michigan este fin de semana pasado, la preocupante proliferación de algas del lago Erie recibió un intenso escrutinio. Aunque a las personas se les dijo el lunes que era seguro beber el agua, todavía hay gran preocupación: la proliferación de algas nocivas ha sido un problema creciente en el lago Erie en la última década, y son un problema mundial con consecuencias para el medio ambiente y la salud humana.

Pruebas de tratamiento de agua el fin de semana habían encontrado niveles peligrosos de microcistina, una toxina que puede ser creada por la proliferación de algas cianobacterias, en este caso en el sistema de agua Toledo que sirve a los residentes de Ohio y algunos de Michigan.

algas tóxicas

Tim Davis, un especialista en algas nocivas que trabaja en el  ‘National Oceanic and Atmospheric Administration’s Great Lakes Environmental Research Lab’, estaba en el lago este lunes.

“El agua se ve como si alguien hubiera pintado la superficie con pintura verde,” dijo Davis, según la NASA.

algas tóxicas

Esto es lo que debe saber sobre las floraciones de algas nocivas.

La floración de las toxinas en las algas nocivas puede causar enfermedades en los seres humanos.

algas tóxicas

A veces, los crecimientos rápidos de algas pueden formar toxinas dañinas (aunque no todos los brotes de algas lo hacen). Con algas cianobacterias, la toxina  más frecuente es la microcistina, que en los seres humanos puede causar dolor abdominal, vómitos y diarrea, inflamación del hígado y hemorragia, neumonía, dermatitis y el potencial de estimular el crecimiento de un tumor.

Los seres humanos pueden estar expuestos a las toxinas de cianobacterias a través de la boca y la piel al nadar en las zonas contaminadas, tomar agua o ducharse con ella.

Las pruebas de agua potable en Toledo el pasado fin de semana encontraron niveles de microcistina al más del doble del umbral de 1,0 ppb recomendado por la Organización Mundial de la Salud, de acuerdo con el Toledo Blade. El Columbus Dispatch informó que 70 personas acudieron a los hospitales debido a problemas de salud derivados del agua tóxica.

El crecimiento de algas puede ser una sentencia de muerte para los peces y la vida acuática.

Las algas crecen orgánicamente en ambientes de agua dulce y marinos. Pero cuando las condiciones son propicias para que se multipliquen rápidamente, las floraciones pueden causar muertes de pescados y daños para el resto del ecosistema. Cuando las algas se descomponen, se consume el oxígeno disuelto en el agua. Si se utiliza el oxígeno suficiente, se crea una condición llamada hipoxia o las llamadas “zonas muertas” donde los peces y otras especies no pueden sobrevivir.

algas tóxicas

La marea roja, una especie marina de florecimiento de algas dañinas, causó la muerte de miles de peces, tortugas marinas y cangrejos en el Golfo de México el mes pasado, de acuerdo con el Tampa Bay Times.

Las floraciones de algas también representan una amenaza para un ecosistema delicado, como en una laguna en Florida, la cual mató la hierba del mar, una fuente de alimento del manatí. Lo cual llevó a los manatíes a comer una forma tóxica de macro algas, y más de 100 murieron en un año, según un artículo de 2013.

En los Grandes Lagos, el botulismo aviar se ha vuelto más común – más de 80,000 aves han muerto a causa de la exposición a la toxina botulínica en la región desde 1999. Los científicos creen que uno de los factores asociados es el aumento en el crecimiento de las macro algas cladophora. Cuando las algas se descomponen en el fondo del lago, se crea un ambiente propicio para la bacteria que produce la toxina.

Las prácticas agrícolas y de fertilización comunes han aumentado el poder destructivo de la proliferación de algas.

La floración de algas se basa en calor natural y luz, y no se puede vincular a una sola causa. Pero uno de los factores principales en las floraciones de algas del lago Erie se piensa que es el aumento de fósforo – presente en los fertilizantes (tanto comerciales como en el estiércol) para la agricultura y el mantenimiento del césped, el cual entra en el camino de agua mediante escurrimientos, donde las algas se alimentan de ello.

De todos los grandes lagos, la cuenca del lago Erie es la que recibe más fósforo, 9.8 millones de libras por año, y su carga comprende el 44 por ciento del total para todo el sistema lacustre.

Legisladores de Ohio están considerando imponer restricciones más estrictas para el uso de fertilizantes agrícolas dañinos.

El cambio climático comparte algo de culpa por el aumento de la proliferación de algas – y sólo puede empeorar.

La Agencia de Protección del Medio Ambiente señala que se necesitan más investigaciones para entender la proporción en la que el cambio climático contribuye a la proliferación de algas, pero reconoce que es probable que empeore.

Fluctuación de salinidad, mayor temperatura del agua, el aumento de la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera y los cambios en las precipitaciones son todos posibles efectos del cambio climático que podrían conducir a mejores condiciones para la proliferación de algas.

De acuerdo a la revista Scientific American, más lluvia se espera que con el cambio climático, lo que aumentara la escorrentía y, por tanto, el fósforo, que entrará en el lago Erie. No todos los brotes de algas microcistina son tóxicos (y el tamaño no es necesariamente un indicador de la gravedad), pero de acuerdo con National Geographic, el cambio climático puede estar haciendo las cepas tóxicas de las bacterias más comunes.

algas tóxicas

Las especies invasoras también han contribuido al aumento de la proliferación de algas en el lago Erie.

Desde la década de 1980, mejillones cebra y quagga se han extendido a lo largo de los Grandes Lagos, inclinando la balanza en los ecosistemas de los lagos. Los mejillones comen fitoplancton,  lo cual a  menudo aumenta la transparencia del agua, cuando aparecen por primera vez. Pero por el consumo de forma selectiva de las algas no tóxicas, reducen la competencia para las cepas tóxicas en el lago Erie, según el New York Times. Asimismo, no absorben el fósforo, dejándolo a las algas para alimentarse.

Hace décadas, el lago Erie resolvió con éxito su problema de proliferación de algas. Pero ha vuelto con toda su fuerza.

Antes de la década de 1970 el lago Erie se había ido comprometiendo más y más progresivamente, sobre todo por el fósforo y a plantas de tratamiento de aguas residuales. El lago estaba lleno de algas que se apilaban en las playas y necesitaba ser removidas con bulldozers. El agua potable tenía problemas de sabor y olor.

En las décadas que siguieron, Canadá y Estados Unidos firmaron el ‘Acuerdo de Calidad del Agua de los Grandes Lagos’ y gastaron miles de millones para la restauración de los lagos, y la reducción de la carga de fósforo en el lago Erie en un 60 por ciento.

algas tóxicas

Pero en 1995, la proliferación de algas volvió al lago Erie. La floración en 2003 duró un mes, y las floraciones de microcistina han sido un problema recurrente desde entonces. Con 1,920 pies cuadrados, el brote de 2011 fue tres veces mayor que el segundo más grande jamás registrado. La floración de las algas del año pasado causó una alarma en un pequeño pueblo de Ohio, cuando la planta de tratamiento de aguas Carroll Gardens encontró agua con niveles de microcistina más de 3 veces el nivel aceptable.

Y no se trata sólo de Ohio: la proliferación de algas son un problema nacional y mundial.

En 2008, NOAA fijó el daño económico de la proliferación de algas en todo E.U.A. en más de $100 millones de dólares, con la suma de los costos para la salud pública, la vigilancia costera y la gestión, y las pérdidas para la pesca y las industrias del turismo. Una estudio de la EPA encontró microcistina en el 30 por ciento de todos los lagos de Estados Unidos.

Las floraciones de algas cianobacterias nocivas “causaron enfermedades en seres humanos,  mortalidad  en animales, e impactos en el ecosistema y en la economía adversos en todo el mundo, así como la mortalidad de humanos en algunas otras naciones”, según un informe federal de 2008.

En China, enormes mantos de algas son una ocurrencia anual en la ciudad costera de Qingdao – el año pasado, la floración en el Mar Amarillo se extiendió sobre un área más grande que Connecticut, según The New York Times, y los esfuerzos de limpieza eliminaron 20.000 toneladas de algas. Si bien no es tóxico para los seres humanos, las floraciones de algas, que fueron publicadas por primera vez en 2007, son destructivas para la vida marina.

algas tóxicas

Los científicos que escribieron un artículo publicado en el Diario Polaco de Estudios Ambientales dijeron que el aumento de las floraciones de cianobacterias es “uno de los riesgos más graves para la salud humana en el siglo 21.”

 

Fotos y referencia: Huffington Post