11 Datos Sorprendentes Acerca De Las Medusas

11 Datos Sorprendentes Acerca De Las Medusas

COMPARTIR

¿Sabías que las medusas han sobrevivido por cientos de millones de años, algunas pueden ser capaces de vivir para siempre, y que incluso han estado en el espacio?

Son pegajosas,  pican y probablemente no son lo primero que vienen a la mente cuando se piensa en mariscos, pero las medusas son criaturas sorprendentemente fascinantes. Ellas pueden hipnotizar las multitudes en los acuarios como pocos otros organismos, y son algunos de los más antiguos animales de la Tierra que todavía están vivos el día de hoy. Tomate unos minutos para deleitarte con estos datos curiosos sobre las medusas. Puede que te sorprendas por lo que no sabes acerca de estas criaturas gelatinosas extrañamente carismáticas.

1. Las medusas son anteriores a los dinosaurios por cientos de millones de años

Las medusas no tienen huesos, por lo que los fósiles son difíciles de conseguir. Sin embargo, los científicos tienen pruebas de que estas criaturas han estado meciéndose a lo largo de los océanos del mundo durante al menos 500 millones de años. De hecho, lo más probable es que el linaje de las medusas se remonta aún más atrás, posiblemente 700 millones años o más. Eso es aproximadamente tres veces la edad de los primeros dinosaurios.

2. No son peces; son zooplancton gelatinoso

Una mirada a una medusa y esto puede parecer bastante obvio, pero en realidad no son peces. Son invertebrados del filo Cnidaria, y son tan variados para categorizarlos en solo un grupo taxonómico, así que muchos científicos han llegado a simplemente referirse a ellos como “zooplancton gelatinoso.”

3. Están constituidas 98 por ciento de agua, sin cerebro o corazón

Las medusas parecen mezclarse con su entorno, dejándose llevar suavemente con las corrientes oceánicas, y con buena razón: Sus cuerpos están hechas de hasta 98 por ciento de agua. Cuando salen a la tierra, pueden desaparecer después de unas pocas horas ya que sus cuerpos se evaporan en el aire. Tienen un sistema nervioso rudimentario, una red flexible de nervios situados en la epidermis que es llamada “red de nervios”, pero sin cerebro. Asimismo, no tienen un corazón; sus cuerpos gelatinosos son tan finos que pueden ser oxigenados exclusivamente por difusión.

4. Algunas tienen ojos …

Medusa con ojos

A pesar de su diseño simplista, algunas medusas tienen todavía la capacidad de ver. De hecho, en algunas especies su visión puede ser sorprendentemente compleja. Por ejemplo, la cubomedusa tiene 24 “ojos”, dos de los cuales son capaces de ver a color. También se cree que la complicada serie de sensores visuales de este animal hacen que sea una de las pocas criaturas en el mundo que tiene una vista completa de 360 grados de su entorno.

5. Algunas podrían ser inmortales

Medusa inmortal Turritopsis nutricula

Por lo menos una especie única de las medusas, Turritopsis nutricula, puede virtualmente ser inmortal. Cuando se siente amenazada, esta especie es capaz de experimentar “transdiferenciación celular”, un proceso mediante el cual las células del organismo esencialmente pueden renovarse a su estado inicial. En otras palabras, esta medusa tiene una fuente incorporada de la juventud. En teoría, es inmortal.

6. Ellas si hacen del baño donde comen

Puede que no suene muy apetecible, pero las medusas no tienen necesidad de orificios separados para comer y desechar. Tienen un orificio que hace el trabajo de la boca y el ano. Estas criaturas se toman eso del minimalismo muy en serio

7. A un grupo de medusas se le llama…

Enjambre de medusas

A un grupo de peces se le llama cardumen. Pero, ¿cómo se le llama a un grupo de medusas? Muchos se refieren a los grupos de medusas como enjambres.

8. Se encuentran entre las criaturas más mortíferas de la Tierra

Todas las medusas tienen nematocistos, o estructuras urticantes, pero el poder de sus picaduras puede variar ampliamente dependiendo de la especie. Las medusas más venenosas del mundo son probablemente las cubomedusas, ya que son capaces de matar a un humano adulto con una sola picadura en pocos minutos. Para empeorar las cosas, sus picaduras son extremadamente dolorosas. Se dice que el dolor por sí solo podría matarte antes de que el veneno.

9. Varían mucho en tamaño

Medusa Gigante Nemopilema Nomurai

 

Algunas medusas son tan pequeñas que son prácticamente invisibles al flotar en las corrientes de los océanos – las más pequeñas son aquellas en los géneros Staurocladia y Eleuteria que van desde sólo 0.5 milímetros a unos pocos milímetros de diámetro. Por el contrario, las medusas más grandes del mundo son verdaderos monstruos. La medusa melena del león, Cyanea capillata, puede que sea la más grande del mundo, con tentáculos que se extienden hasta 40 metros. Pero tal vez la medusa más grande del mundo en cuanto a peso y diámetro sea la titánica medusa Nomura, Nemopilema nomurai, que puede eclipsar por completo un buzo humano. Estas bestias pueden tener un diámetro de 2 metros de ancho y pesar hasta 200 kilogramos.

10. Algunas son comestibles

No las encontrarás en muchos menús de los restaurantes, pero las medusas son comestibles y se consumen como un manjar en algunos lugares, como en Japón y Corea. De hecho, en Japón las medusas se han transformado en un postre. Un caramelo dulce y salado hecho de azúcar, jarabe de almidón y polvo de medusas ha sido producido por los estudiantes en un esfuerzo por hacer uso de las medusas que a menudo plagan las aguas de allí.

11. Han estado en el espacio

Medusa melena de león

Aunque parecen una especie de extraterrestre, las medusas son de hecho del planeta Tierra. Sin embargo, han ido al espacio. La NASA comenzó el envío de medusas al espacio a bordo del transbordador espacial Columbia allá por los años 90 para probar cómo podrían llevarse bien en un entorno de gravedad cero. ¿Por qué? Curiosamente, los seres humanos y las medusas dependemos de cristales de calcio especializados sensibles a la gravedad con el fin de orientarnos (estos se encuentran en el oído interno en el caso de los seres humanos, y a lo largo del borde inferior de los cuerpos en forma de hongo de las medusas). Así el estudio de cómo las medusas se comportan en el espacio puede revelar pistas sobre cómo los seres humanos pueden también hacerlo.