mosquito tigre

El mosquito más antiguo conocido, similar a la especie que conocemos en estos tiempos, fue encontrado en una pieza de ámbar en Canadá que data de hace 79 millones años – lo que significa esta plaga molesta nos ha estado volviendo locos por un largo tiempo. Y como con cualquier, relación larga y compleja, ahora tenemos una mayor comprensión de esta interesante criatura. La siguiente ocasión que veas uno considera lo siguiente:

1. El olor del chocolate confunde a los mosquitos

El dióxido de carbono que exhalamos excita y atrae a los mosquitos, lo cual es un problema ya que no podemos dejar de respirar exactamente para evitar sus ataques furtivos. Pero los investigadores han encontrado que ciertos olores – algunos de ellos como la menta, talgunos frutales, y algunos que huelen a chocolate caramelizado – puede aturdir a los sensores de dióxido de carbono de estos bichos voladores’, por lo que les es más difícil encontrar su próxima cena.

2. Los mosquitos zumban en nuestros oídos porque …

Los mosquitos pueden detectar dióxido de carbono hasta 30 metros de distancia. Puesto que los seres humanos exhalan dióxido de carbono a través de la nariz y la boca, los mosquitos son atraídos hacia nuestras cabezas, tal vez dando lugar a más incidentes de “auto-bofetadas mientras duermes” que cualquier otra causa.

3. Los mosquitos machos son pasivos

Los mosquitos hembras son las que pican a los animales y se alimentan de la sangre; mientras que nos están causando miseria, los mosquitos machos están revoloteando las flores y se alimentan de néctar.

4. Los virus aumentan la sed de sangre de los mosquitos

Los mosquitos hembras ya tienen una necesidad insaciable de sangre, pero los investigadores han encontrado que el virus del dengue, que los mosquitos transmiten a los seres humanos, los vuelve aún más hambrientos por el líqudo rojo. El virus manipula los genes del insecto para hacerlo más sediento de sangre; también activa los genes para aumentar el sentido del olfato de los mosquitos para convertirse en mejores cazadores. Un virus brillante y espeluznante a la vez.

5. Los parásitos hace volverse locos a los mosquitos por los calcetines sucios

Los parásitos no sólo viven y se alimentan de sus anfitriones, pero estas criaturas inteligentes pueden manipular el comportamiento de sus anfitriones para aumentar sus probabilidades de propagación. Los científicos han demostrado que los mosquitos infectados con el parásito de la malaria quieren mayor y más frecuente ingesta de sangre que los mosquitos no infectados, todo para mejor la posibilidad de adquirir un huésped humano. Otras investigaciones han encontrado que los mosquitos con malaria también se sienten atraídos por el olor a sudor humano; como se evidenció en los experimentos con el uso de un calcetín muy gastado.

6. La saliva del mosquito es la causa del picazón

Cuando un mosquito ha fijado su mirada en un objetivo inserta una especie de popote alargado en su boca, correctamente llamado probóscide en la piel de la víctima. A meidda que el mosquito succiona deja tras de sí una masa de la saliva, que sirve como un anticoagulante para que pueda alimentarse mejor. Desafortunadamente, la mayoría de nosotros tenemos una respuesta inmune natural a la baba mosquito que produce histaminas y ese temido picor.

7. No todos los mosquitos llevan el virus del Nilo Occidental

De las miles de especies de mosquitos conocidos, el temido virus del Nilo Occidental se encuentra en alrededor de 60 de ellos. (También se encuentra en más de 200 vertebrados.) El virus generalmente circula entre las especies de mosquitos Culex y aves urbanas comunes como petirrojos, cardenales del norte y gorriones. Casi el 80 por ciento de las personas que están infectadas con el virus no mostrará ningún síntoma, que van desde una irritación leve y estupor, llegando al coma y la muerte en los casos más severos.

8. Alejandro Magno pudo haber muerto a causa de una picadura de mosquito

Alejandro Magno, rey de Macedonia y conquistador del Imperio persa, nunca perdió una batalla y es considerado uno de los comandantes más exitosos de la historia, pero él pudo haber conocido a su derrota final en las manos (o la boca) de un mosquito infectado con el virus del Nilo Occidental. Un artículo publicado en 2003 sostiene que un simple mosquito infectado con el virus fue su última ruina.

9. Los mosquitos son pequeños pero no diminutos

Un mosquito promedio pesa entre 2 y 2.5 miligramos, lo que parece que les permite volar más rápido, pero no es así. Los mosquitos vuelan a velocidades de entre 1.5 y 2.5 kilómetros por hora, lo cual lo situa como uno de los insectos voladores más lentos que existen.

10. Los mosquitos son los animales más mortíferos en el mundo

¿Tener cuidado con los peligros de los tigres, tiburones, serpientes? En realidad, deberían temerle al mosquito, la criatura más letal del planeta. Más muertes son causadas por los mosquitos que cualquier otro animal, gracias a la ayuda de los bichos en la difusión de la malaria, el dengue, la fiebre amarilla y la encefalitis. Un solo mosquito con malaria puede infectar a más de 100 personas; y de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la malaria mata a un niño en África cada 45 segundos.